Soy Mamá con Derechos

Yo no sé las demás mamás a qué tengan derecho. Pero creo que cada una tiene derecho a definir sus derechos, y establecer un decreto para hacerlo cumplible con todo el que intente vulnerarnos.

En 1989 la ONU reconoce los derechos de los niños, y en Colombia se decretó el Código del Menor. Tenemos entonces un Estado que, al menos en el papel, pretende garantizar que los padres o adultos a cargo cumplan con proteger a los niños, proveerlos de lo esencial para su desarrollo y permitirles participar en la construcción de ciudadanía.

Celebro que la ley nos exija a los padres, y comprometa al estado a garantizar salud, educación, techo y alimentación para los niños. Y aunque podría ser obvio, estoy de acuerdo con que también seamos llamados a respetar, reconocer y amar a los niños. Pero en medio de mi celebración por el reconocimiento de los derechos de los niños, me llegó la pregunta por mis derechos. ¿Quién garantiza que sobrevivamos la maternidad o paternidad? ¿Quién vela por mi salud mental como madre de dos? ¿Qué derechos cobijan el goce y disfrute de mi maternidad?

Así que hice mi propia Convención de los Derechos de las Madres y comienzo con los 3 primeros artículos que protegen mi consciencia y mi bienestar.

Artículo 1: Derecho a embarrarla:

Partiendo del principio de la buena fe, se reconoce que toda mamá hace lo mejor que puede con la información que tiene. Sin embargo, se permite que dicha información no sea suficiente o que la voluntad de hacer lo mejor en ocasiones flaqueé. Es decir, toda mamá tiene derecho a cometer errores. Dejar el buso en la casa, olvidar revisar el cuaderno “comunicador” del jardín, no notar que el hijo tiene objeto peligroso en mano, o no considerar peligroso lo que para algunos representa riesgo. Pueden mezclar los problemas laborales o afectivos con el caos natural de ser madre, echar culpas a los hijos evadiendo responsabilidades emocionales, dejar un vaso de vidrio desatendido, pañales sin cambio por períodos extendidos, confundir la dieta propia con las necesidades alimenticias de los niños o no echar repelente. Se enuncian sólo algunos ejemplos que atormentan a mujeres falibles que se dejaron meter el cuento de ser súper mamás. Así que haga lo que haga, se permite el equívoco esporádico e involuntario y se exonera de toda culpa a la mamá que lo reconozca como tal.

 

Artículo 2: Derecho a no amar ser mamá:

Se permite que las mamás, en la vida real, no sientan de manera permanente lo que proyectan en las fotos subidas a las redes sociales. Independientemente de si eligió ser madre o la vida eligió como madre, si considera que es un estado maravilloso, o si se quiere derretir de amor por su hijo, toda mamá tiene derecho a, en ocasiones, no amar serlo. Se considera dentro de sus derechos: detestar a toda aquella que hace alarde de lo mucho que ama ser mamá, tener ganas de tirar la toalla, llanto y ofuscación, y se exige a los que estén a su alrededor no usar estrategias como recordarle lo bien que lo ha hecho, o lo mucho que ella había deseado ser mamá cuando no lo era todavía.

 

Artículo 3: Derecho a no tener ni idea:

Toda mujer, por el hecho de convertirse en madre, no esta obligada a ser experta en maternidad. Pueden las mamás desconocer las teorías de crianza que fundamentan cada uno de los comportamientos de sus hijos, pueden además no saber recetas naturales y orgánicas para niños, están exentas de dominar procesos de estimulación motriz para aplicar con sus niños, se les da licencia para desconocer los rangos de edad en los que los niños enfocan, babean, modulan, gatean, caminan o razonan. Tienen derecho a no saber qué hacer o decir, pueden no medir científicamente lo que pasa en la cotidianidad de la familia, tienen licencia para consultar en google y no cumplir las recomendaciones encontradas, podrán además inventarse teorías y patentarlas.

 

En cada situación de mi vida como mamá, me comprometo a pensar en mí y en mis derechos, de modo que este código siga creciendo y que yo pueda reconocer que esto es antes que nada un proceso humano en el que todos los actores tenemos retos, responsabilidades y oportunidades de aprender.

Seguiré compartiendo los derechos que yo me he negado, para que al reconocerlos pueda exigir que el resto del mundo los cumpla. ¿Qué otros derechos tienes como mamá?

 

 

 

Acerca del autor

amosermama

6 de comentarios

Deja un comentario
  • Derecho a dormir, a enfermarme y a no hacer nada! Que sea “otro” el que asuma el 100% del control bajo estas circunstancias. No se vale preguntar, no se vale “quédate acá mientras voy al baño”, no se vale estoy cansado, no se vale nada que nos saque del estado de descanso o recuperación! He dicho!

  • Derecho a tener tiempo para mi, salir a divertirme, tomarme un café, ir al cine o la Peluquería, compartir con amigos, ……y sin sentir culpa por separarme unas horas de mi hijo en mi tiempo libre

  • 1. No creer que soy una súper mujer, con poderes mágicos y bolas que me guían cómo solucionar desde pequeños detalles hasta los más complejos en tiempo récord.
    2. Sentir que las fallas de mis hijas son responsabilidad mía por lo que hice o dejé de hacer y eso afectó su comportamiento o decisión.
    3. Tengo derecho a no seguir el juego de alardear, maximizar, contar o compartir aciertos verídicos o imaginarios de mis hijas para que otros padres me admiren y aumente mi ego.
    4. Sentir que la maternidad va más allá del asunto biológico, que no es directamente proporcional a la decisión de asumir la decisión de ser madre o padre. Porque la biología no garantiza la satisfacción total de la expectativa que se tiene del proceso.

  • Derecho a no aceptar mi nuevo cuerpo:
    Tengo derecho a extrañar mi figura antes del embarazo a no aceptar este nuevo cuerpo con estrias, flacido y con kilitos de mas… A no aceptar comentarios como es “normal” que despues de un embarazo tu cuerpo no sea el mismo, nooo si yo quiero conseguir el mismo o uno mejor por que no hacerlo si estoy en todo mi deterecho, puedo odiar el resultado que ha dejado el subir de peso por meses y desimflarme en unas horas aunque ese halla sido la casita de mi bb mientras sd formaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Amo ser mamá. Todos los derechos reservados © 2014. Más información en info@amosermama.co    heart    Hecho con amor por Furore - Agencia Digital.