El Poder del Discurso de Laura Gutman

La autora argentina visitó Medellín hace algunos meses y yo apenas salgo de mi asombro para poder escribir esta conversación que tuve con ella. Algunos de sus libros han marcado mi camino por la maternidad, y conocerla, escucharla serena y contundente, ha marcado mi camino por la vida.

A veces me parece que la maternidad consiste en morir de miedo. Las mamás tenemos miedo a no concebir, a no lograr un embarazo a término, a parir, a lactar, a no ser capaz, a perder el control, a soportar las exigencias sociales, a perder la identidad, a perder la pareja y a perdernos en la maternidad misma. Por qué crees que las mamás tenemos tanto miedo?

“Esos supuestos miedos, dependen (en todos los casos) de las infancias que hemos tenido. Cuando abordamos en serio nuestras infancias, descubrimos que es un milagro que hayamos llegado más o menos cuerdas hasta la actualidad. Por eso, no sirve “hacer un esfuerzo para no tener miedo”, o desacreditarlos o restarles importancia, sino comprenderlos en su justa medida: son miedos que hemos desplazado porque no somos capaces de abordar los miedos infantiles en su verdadera dimensión. Y pienso que esa es la única urgencia”

Leyéndote en “El Poder del Discurso Materno” me he encontrado, más que con mi infancia, con la manera en la que mi mamá nombró mi infancia. Algo que decir sobre el mensaje de ese libro?

“Los niños (al igual que los adultos) organizamos el pensamiento a partir de palabras dichas por alguien que tenga ascendencia sobre nosotros. Cuando somos niños, nuestro universo es el ámbito materno, por eso la interpretación que nuestra mamá haga de la realidad (me refiero a la percepción de su propia realidad: sus valores, sus anhelos, sus quejas, su moral o lo que sea) la vamos a adoptar como punto de vista propio. El problema que subyace es que la interpretación subjetiva de mamá, puede no coincidir en nada con la vivencia interna de nuestras experiencias. Por ejemplo, si mamá dice “naciste maduro, vos no necesitas nada porque sabes arreglarte solo”, nosotros asumiremos que no necesitamos nada y por lo tanto tendremos nula percepción de nuestras necesidades infantiles. Cosa que será desastrosa para nuestro desarrollo, ya que los niños somos -por definición- inmaduros y necesitados de cuidados maternos”

¿Qué le respondes a las mamás cuando te preguntan por comportamientos específicos frente a temas de crianza? Pataletas, desafíos a la autoridad, no querer dormir, conductas agresivas, etc. 

“Pasa que preguntar por “comportamientos específicos” supone que estamos mirando la última página de un libro en lugar de leer el libro completo. Es impresionante el nivel de ignorancia que los adultos tenemos respecto a los niños, probablemente porque nuestra madre también ha desconocido nuestra especificidad de niños pequeños y ha hecho oídos sordos a nuestros reclamos y necesidades infantiles. Los niños sólo piden aquello que necesitan. Pasa que si no lo obtienen, van desplazando sus pedidos hacia maneras que esperan, sean escuchadas por los adultos. Luego, si nosotros recién estamos dispuestos a escuchar cuando el pedido ya es desesperado, ¿acaso no tenemos que revisar nuestra incapacidad para escuchar y responder fehacientemente a tiempo?”

¿Qué piensas de los límites y las normas? A qué edad podemos establecer límites al niño? Es necesario? debe hacerse?

“¿Qué sentirías si tu pareja te dice a cada rato: “pasa que necesitas límites, basta de pedirme abrazos, ya te los di anoche”? ¿Nos resulta gracioso? ¿O estúpido? Cuando hablamos de límites, estamos dejando en claro la total y absoluta incapacidad para comprender al otro (en este caso al niño), estamos siendo ciegos y sordos respecto a la realidad emocional del niño y para colmo estamos utilizando la adultez como sistema autoritario, porque en cualquier batalla emocional, es obvio que ganamos las personas grandes. ¿Por qué a los adultos nos resulta tan difícil registrar las necesidades de los niños y responder milimétricamente? Porque hemos tenido infancias horribles, colmadas de incomprensión, desamparo, abandono, violencia o distancia afectiva, lo sepamos o no. Hemos crecido reclamando ser mirados, sostenidos y amados…por eso aún hoy precisamos dar prioridad a nuestras necesidades no satisfechas en el pasado, en lugar de amar y ofrecer nuestros recursos emocionales al niño pequeño”

Cuando converso con autores sobre estos temas me gusta hacerles esta pregunta: ¿Por qué crees tú que están de moda las mamás blogueras? 

“Algunas mamás blogueras, cuentan lo que les pasa. Y eso que les pasa, es un reflejo honesto de lo que les pasa a otras mamás. Pienso que el éxito reside en esa identificación y en el compartir experiencias sin juicios de valor, que están bien lejos de los “ideales” propuestos en las revistas femeninas o en los “consejos” para madres. De hecho, creo que ese ha sido el éxito de mis primeros libros (sobre todo de “La maternidad y el encuentro con la propia sombra” y de “Puerperios y otras exploraciones del alma femenina”) en los que he descrito las experiencias reales, abrumadoras y sombrías de las mujeres en épocas de crianza de niños pequeños. Bendiciones para todos esos blogs que proponen a cada mujer, a reencontrarse con su propia esencia femenina”

 

Y así termina su acento argentino. Y así, sólo me queda pensar que al reconocer lo que nos pasó, al perdonar esos abandonos que vivimos y al recordar con amor las necesidades que fueron atendidas a tiempo, podremos caminar por la maternidad sin culpar a nuestras madres, sin renegar con los niños que fuimos, sin exigirle nada más que amor a la mamá que ya somos y sin forzar a nuestros hijos a dejar de ser niños para responder a nuestras expectativas.

 

Gracias Laura, infinitas gracias!

Para saber más sobre Laura Gutman ingresa aquí

Acerca del autor

amosermama

Un comentario

Deja un comentario
  • Muy interesante Caro. Que bueno compartir nuestras experiencias y como dice la autora argentina, sin juicios de valor, reencontrarnos con nuestra esencia femenina y como en mi caso, sanar mientras escribimos. Gracias por tu publicación. Que incteible que mamás tan jóvenes sean conscientes y unidas para mejorar la educación de los hijos y a la vez sean una voz importante para muchas que lo necesitan. 👍👍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Amo ser mamá. Todos los derechos reservados © 2014. Más información en info@amosermama.co    heart    Hecho con amor por Furore - Agencia Digital.