El Mito de la Súper Mamá

Para hablar de la Súper Mamá les comparto este relato de Ana María Morillo, mi aliada en Buen Nacer. Ana es psicóloga y educadora perinatal, acompaña mujeres y sus parejas en la preconcepcion, la gestación, el parto y el postparto, y a través de Buen Nacer tiene un curso lleno de recorridos transformadores que vivimos juntas en la preparación para el parto del hijo menor.

Ana y yo compartimos la visión de que la Súper Mamá no es más que eso, un mito. Y todos los paradigmas que lo componen hacen más daño que bien al imaginario de la maternidad. Pues resulta que toda mujer, además de enfrentarse a una guerra hormonal bien compleja cuando se hace mamá, se enfrenta también a las “exigencias sociales” de ser una Súper Mamá o una mujer con excelente desempeño en todas las áreas de la vida femenina, que no son pocas.

Esta es la reflexión que Ana, o mejor, su hijo Juan Sebastián, comparten hoy en Amo Ser Mamá:

Esta mañana, al levantarme, decidí que escribiría sobre el mito de la Súper Mamá y le pediría a mi hijo que me respondiera una pregunta y me regalara un dibujo para ilustrar mi escrito. Creo que nadie como un hijo para esclarecernos cada temido asunto. Y ya que tiene 8 años y suficiente experiencia como hijo (de una mamá que entendió después de las lágrimas necesarias y para fortuna de todos que claramente no es una Súper Mamá), tendría cosas para decirme y ayudar a ilustrar literalmente esta discusión.

Sin embargo la conversación que tuve con él fue tan rica y elocuente, que no es necesario que yo escriba o agregue nada más:

Le expliqué que quería su ayuda para hacer una tarea para nuestro grupo de “Mamás a Bordo”, y aceptó muy entusiasmado hasta que le pregunté: “Hijo, qué es una Súper Mamá?”. Estábamos acostados en su cama y empezó a moverse como incómodo y con un gesto entre aburrido y encartado que me hizo pensar que la misión quedaba abortada, finalmente me respondió:

  • Eso no existe!
  • Ah no?  Y entonces qué existe?
  • Mamá buena -Me dijo en ese tono de obviedad y sobradez que a esa edad ya se va adquiriendo – O mamá muy buena.  O mamá excelente – agregó.
  • Y qué es eso de una mamá buena, muy buena o excelente? Le pregunté.
  • Es la que nos cuida, nos da besos, nos amapucha, nos abraza, nos da la mano cuando uno quiere, nos regaña, nos enseña, nos quiere, nos da la comida, nos cepilla, nos deja jugar tablet… y ya – Ahí no dudó y su asociación libre cogió rumbo inmediata y fluidamente.

Y tampco existe ni el súper hijo ni el súper papá. Cerró su reflexión, como si hubiera sido poco.

Es así de simple…

Winnicot, padre de la teoría del vínculo, hablaba de la madre “Suficientemente Buena”.  Nunca de la Super Mamá. Por el contrario, si estuviera vivo, alertaría claramente del riesgo de pretender serlo.  Pues una mamá suficientemente buena es aquélla que está dispuesta a atender a su bebé y a partir de los gestos espontáneos de éste, intenta gratificarlo con lo que ella supone que necesita.  Pero siempre va a haber algo que falta.  Y esa falta o frustración que se produce en el niño, es lo que hace que se estructure en él un sentido de realidad, de límite y en consecuencia una necesidad de ajuste que lo convierte en un ser social.

Los hijos la tienen clara: la Super Mamá no existe. Y digo los hijos, porque estoy segura de que no es sólo el mío.  Y más importante aún, parece que afortunadamente ni siquiera es la súper mamá la mamá que quisieran tener.

Mi hijo hizo este dibujo de la Mamá Excelente y la Super Mamá.  Al preguntarle yo qué les decíamos a las demás mamás de su dibujo, me respondió: “Vayan siempre con la Mamá Excelente”

Así que si estás besando, acariciando, cuidando, alimentando, protegiendo, educando y poniendo límites a tu hijo cuando es necesario, estás siendo una mamá suficientemente buena.  Y ésa es justo la mamá que él necesita.

Acerca del autor

amosermama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Amo ser mamá. Todos los derechos reservados © 2014. Más información en info@amosermama.co    heart    Hecho con amor por Furore - Agencia Digital.